Almidón de maíz: un espesante neutro a base de maíz

El almidón de maíz se ha convertido en un ingrediente básico en muchas preparaciones culinarias, pero ¿sabías que también puede ser utilizado como un espesante neutro? En este artículo, descubriremos todos los usos y beneficios de este producto a base de maíz y cómo puede transformar tus comidas favoritas. ¿Estás listo para aprender más sobre el almidón de maíz? ¡Sigue leyendo!

La invención del almidón de maíz (también conocido como almidón de maíz) se atribuye ampliamente a un químico llamado Thomas Kingsford en la década de 1840, pero es posible que solo haya inventado una parte del proceso de fabricación. Su invento en realidad se basó en un proceso para extraer almidón vegetal inventado en 1840 por Orlando Jones, un inglés. Kingsford simplemente aplicó el método de Jones al maíz. El método de Kingsford consistía en remojar los granos de maíz en una sustancia alcalina y luego molerlos. Este proceso se denominó molienda en húmedo.

En el momento en que comenzó su proceso para hacer almidón de maíz, Kingsford trabajaba en una fábrica de almidón de trigo de Nueva Jersey propiedad de Colgate & Company. Kingsford eventualmente entraría en el negocio por sí mismo y comenzaría su propia fábrica de almidón de maíz.

Hasta 1850, el almidón de maíz se usaba principalmente para lavar la ropa y como aglutinante industrial y no se consideraba comestible. Una vez que se reconoció como alimento, los libros de cocina comenzaron a publicar recetas que lo incluían.

La fábrica de Kingsford en Oswego, Nueva York, eventualmente se convertiría en el mayor productor mundial de almidón de maíz.

Perfil de sabor de almidón de maíz

Uno de los mejores beneficios del almidón de maíz como espesante es que no tiene sabor. El sabor es neutro, lo que significa que no interfiere con el sabor de la comida que se utiliza para espesar.

Beneficios para la salud del almidón de maíz

El almidón de maíz no contiene vitaminas, pero proporciona otros beneficios nutricionales, como:

  • Contiene minerales: Una porción de 100 g proporciona el 3 por ciento del hierro que necesita cada día junto con el 3 por ciento de manganeso y el 4 por ciento de selenio. El hierro es necesario para producir hemoglobina para que el oxígeno sea transportado por todo el cuerpo. El manganeso es necesario para el correcto funcionamiento de la glándula tiroides. El selenio combate la inflamación y puede mejorar la salud del corazón.
  • Es una gran fuente de energía: Las calorías son una forma de medir la energía y el almidón de maíz tiene un recuento de calorías relativamente alto porque es principalmente un carbohidrato, lo que significa que es una rica fuente de energía. Como tal, el almidón de maíz puede ayudar a brindarle el combustible necesario para la actividad física.
  • Aumento de peso: Si necesita ingerir más calorías como una forma de aumentar de peso, puede usar almidón de maíz para ayudar sin aumentar significativamente la cantidad de alimentos que consume. Dado que funciona principalmente como espesante, puede agregarlo a los alimentos líquidos para que su presencia no sea molesta.
  • Fibra: El almidón de maíz proporciona una pequeña cantidad de fibra. Puede obtener el 4 por ciento de su requerimiento diario de una porción de 100 g. La fibra puede ayudar a disminuir la velocidad a la que aumenta el nivel de azúcar en la sangre y puede evitar que el sistema digestivo absorba el colesterol.
  • Diabetes: Además de poder ayudar con la prevención de la diabetes debido a su contenido de fibra, el almidón de maíz puede ser utilizado por personas que ya tienen la enfermedad para controlar el azúcar en la sangre. Si se consume en su forma cruda, el almidón de maíz se digiere y libera glucosa lentamente, lo que previene la hipoglucemia.
  • Enfermedad celíaca: El cuerpo de una persona con enfermedad celíaca reacciona al gluten que se encuentra en el trigo y otros cereales. El almidón de maíz no contiene gluten, lo que significa que se puede utilizar como parte de una dieta sin gluten.

Usos comunes del almidón de maíz

El uso principal del almidón de maíz es como espesante. Su sabor neutro lo hace útil para espesar platos dulces y salados que van desde jugos y salsas hasta pudines y pasteles. Es un espesante popular para salsas en platos salteados asiáticos y los panaderos lo combinan con harina de trigo para hacer harina para pasteles.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario