Cómo recalentar café sin microondas

En el apresurado ritmo de vida actual, es común que a veces olvidemos nuestro café caliente y lo dejemos enfriar. Pero, ¿qué hacer cuando no tenemos un microondas cerca? No te preocupes, en este artículo te mostraremos diferentes métodos para recalentar tu café sin necesidad de recurrir al electrodoméstico más popular de la cocina. ¡Descubre cómo disfrutar siempre de tu dosis de energía bien caliente!

No necesita estar en apuros para querer usar algo además del microondas para calentar su café. Es completamente posible usar otras partes de su cocina para calentar una olla entera o solo una taza de café.

Entonces, si te sobró café de la máquina de espresso de tu casa o fuiste a la cafetería local y no pudiste terminar todo, tenemos algunas opciones para ti.

Recalentar café sin microondas es fácil. Querrá usar la estufa, la varilla de vapor en su máquina de café espresso. El mejor método para recalentar el café es lento y la estufa o una varilla de vapor son más que capaces.

Cómo recalentar café sin microondas

¿Por qué no el microondas?

Parte de lo que hace que el café sea tan bueno es el aroma y el sabor. El microondas se calienta mucho y fomenta la producción de ácidos en el café que le dan un sabor amargo. El café con leche con especias de calabaza que compraste probablemente no sabrá mucho a calabaza después de haberlo puesto en el microondas durante un minuto.

El café recién hecho tiene el equilibrio adecuado de amargo y dulce, también a menudo enmascarado por la crema, el azúcar y el jarabe. Cabe destacar que el café no está destinado a ser recalentado. La bebida sabe mejor cuando se mantiene a una temperatura particular que permite que salga todo su perfil de sabor. Los extremos amargo y dulce chocarán a medida que el café se enfríe.

Si su café es puramente para inyectar un poco de líquido caliente con cafeína en su sistema digestivo y torrente sanguíneo, entonces vuélvalo amargo si lo desea. Aquí hay algunos detalles más sobre cómo usar otros métodos para calentar su café y que sepa mejor.

Calentar café en la estufa

La estufa es uno de los métodos más fáciles, en parte porque casi todos los hogares tienen una. Si está en el trabajo, la cocina de su trabajo podría incluso tener una estufa.

¿Cómo lo haces? Aquí vamos.

  1. Vierta el café en una cacerola pequeña. La profundidad de la cacerola no es importante siempre que sea lo suficientemente profunda para contener el café. Otra opción aquí es una tetera o una percoladora.
  2. Enciende el quemador a fuego medio.
  3. Deje reposar el café sobre el fuego hasta que esté lo suficientemente caliente para usted.
  4. Use un guante para horno para quitar la cafetera o la olla. Tenga cuidado con la cafetera y use solo la manopla para horno. Suelen tener asas pequeñas que pueden apretar los dedos.
  5. Vierta con cuidado el café para comprobar la temperatura. Si no está lo suficientemente caliente, vuelva a ponerlo en la cacerola o percolador y mantenga el quemador encendido.
Cómo recalentar café sin microondas

La gran ventaja de calentar lentamente en la estufa es que el calor no debe alcanzar una temperatura en la que amargue mucho el café. Un calentamiento de la estufa también le brinda una mejor oportunidad de oler el café a medida que alcanza una temperatura agradable y cálida.

En general, la estufa ofrece uno de los mejores controles sobre la temperatura que alcanza su café. Esto es especialmente cierto si permaneces atento al café mientras se calienta. El microondas utiliza un enfoque rápido y brutal al calentarse mucho, muy rápido, lo que difiere de la estufa.

Calentar café con la varilla de vapor

Esto es principalmente para aquellos que tienen una máquina de café espresso, aunque algunos tienen varillas de vapor en su cocina. La varilla de vapor de su máquina de espresso utiliza calor y agua para crear vapor. Dado que la varilla de vapor está diseñada para calentar leche o agua para preparar bebidas de café, también es perfectamente capaz de calentar su café rápidamente.

Otra ventaja de una varita de vapor es que puede ayudar a recrear la textura espumosa original de su bebida o crear una nueva espuma.

  1. Ponga el café restante en una taza o en la jarra en la que vino la máquina de espresso.
  2. Coloque la varilla de vapor en el café.
  3. Enciende la varilla de vapor. La mayoría de las máquinas de espresso solo tienen una configuración.
  4. La máquina de espresso o la varita pueden tardar unos segundos en estar listas, ya que intentan calentar el agua lo suficiente como para producir vapor.
  5. Lo más probable es que escuche la varilla de vapor funcionando con un silbido fuerte y continuo.
  6. Podrá saber qué tan caliente se está poniendo su bebida tocando el exterior de la taza.
  7. Apague la varilla de vapor. Algunos son automáticos, pero no cuentes con ello.

Un consejo aquí: las varillas de vapor en realidad calientan el café bastante rápido, generalmente en menos de un minuto. Considere usar una taza o taza menos densa para calentar. Podrás sentir el calor más rápido.

Cómo recalentar café sin microondas

Si bien la varilla de vapor no es lo suficientemente poderosa como para sobrecalentar su café hasta el punto en que sabe a quemado, vale la pena señalar que conserva tiempo y agua. El café dentro de la taza puede estar más caliente de lo esperado si está midiendo el calor a través de la taza misma.

¿Notaré la diferencia entre el microondas, la estufa y la varilla de vapor?

Seguro que notarás la diferencia entre el microondas y todo lo demás. El café de microondas pierde su sabor. La estufa y la varilla de vapor tienen el potencial de salvar su sabor.

La varita de vapor también es algo útil para rejuvenecer su café con leche o café moca. Estas bebidas generalmente se preparan inicialmente con una varilla de vapor para que puedas lograr la misma textura: suave y cremosa, si lo haces bien.

La diferencia vale especialmente la pena para un conocedor de café. Es muy probable que los propietarios de máquinas de café espresso noten la diferencia, especialmente si han pasado tiempo tratando de sacar el espectáculo correcto.

Conclusión

¡Es posible que hayas aprendido un poco más sobre el café hoy! Mucha gente no sabe que el equilibrio en el sabor del café viene de los ácidos naturales. Estos ácidos se liberan aún más cuando se recalientan, creando ese extraño sabor amargo y metálico.

Así que adelante, pruebe tanto su estufa como, si tiene una, la varita de espresso. Tus papilas gustativas apreciarán tu esfuerzo por recrear la experiencia del café recién hecho.

Si todo lo demás falla, prepare una taza o una olla nueva. Probablemente necesitarás más de todos modos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario